martes, 14 de febrero de 2017

Cómo mejorar en el diseño de logotipos


1. Mejora tu trabajo de documentación: Cuando diseñas un logotipo no se trata de hacer algo que se vea bonito, se trata de cubrir una necesidad empresarial y reflejar lo que representa una marca. Así que antes de empezar a esbozar ideas, es necesario hacer un trabajo investigación sólida sobre tu cliente y de lo que lo rodea.

2. Haz mejores preguntas: La investigación inicial que haces sobre una empresa es sólo el primer paso para entenderla. El siguiente paso es profundizar a través de preguntas. Las entrevistas iniciales normalmente incluyen preguntas como: ¿Quién es su público objetivo? ¿Cómo piensas hacer crecer el negocio? ¿Quién es tu competencia? ¿Cuál es tu declaración de misión? ¿Cuáles son tus metas a largo plazo? Estas preguntas te pueden parecer irrelevantes para la disciplina del diseño de logotipos… pero se trata de preguntas que te ayudarán a comprender mejor la razón de ser de la empresa.

3. Céntrate primero en el diseño para móviles: En el 2016, habrás notado una serie de grandes marcas que han simplificado y aplanado sus logotipos como por ejemplo BT, Subway, Mastercard, Instagram, HP, Bing y Gumtree, incluso el nuevo escudo del Atlético de Madrid que tanta polémica ha levantado entre sus aficionados. Sólo siguen una tendencia que ha sido evidente a lo largo de la década, con Facebook, eBay, Microsoft y Yahoo liderando el camino para hacer sus diseños minimalistas.

4. Sal de tu zona de confort: Una parte de la creación de un logotipo de aspecto distintivo puede ser el uso de una tipografía. Constantemente salen al mercado nuevas tipografías que salen todo el tiempo y que podrían inspirarte. Así que atrévete a experimentar con diferentes tipografías.

5. Lee algo sobre psicología: Nadie, excepto otros diseñadores, mirará el logotipo que has diseñado por más de un mili segundo. Para crear un impacto necesitas apelar a los instintos subconscientes de las personas. Se deduce que una buena comprensión de la psicología humana puede ayudarte a crear mejores diseños que generen impacto a nivel de subconsciente.

martes, 10 de enero de 2017

¿Cómo convertir un ‘No’ en un ‘Sí’ en una visita comercial?

Cómo evitar un ‘No’?

Existen prácticas que ayudan a evitar un ‘No’ rotundo y así aprovechar las inquietudes del cliente para llevarlo hacia el ‘Sí’.

1. Investiga antes de ir a la visita comercial: Cuanto más conozcas al cliente más recursos tendrás para captivarlo y mantenerlo atento a tu discurso.
2. Primera impresión: Sólo existe una primera impresión y esta puede ser decisiva para la compra. Adecúate al estilo del cliente o se lo más imparcial posible.
3. Apretón de manos: Fuerte y contundente. Si siente tu miedo no tardará en decir ‘No’, si ve seguridad en ti estará más dispuesto a escucharte.
4. El cliente tiene que hablar más: Intenta que el cliente hable lo máximo posible. Hazle preguntas clave para descubrir sus necesidades y cúbrelas con tus productos.
5. Discurso: Construye un speech ameno destacando los beneficios de los productos. Refuerza tus argumentos con catálogos, vídeos y ofertas digitales, que puedes llevar dentro de una app para comerciales, que ayudan a mantener la atención del cliente y acaben de convencerle para la compra.
6. Confianza: Para ganarte la confianza de cada cliente tendrás que utilizar recursos diferentes en cada caso. Muéstrate siempre de forma humilde, sincera y relajada.

¿Qué hago después del ‘No’?

El primer paso después de oír un ‘No’ es descubrir si realmente es una negación o es una forma de ganar tiempo.

1. No te enfades: El que se enfada termina perdiendo. Convéncele de que quieres establecer una buena relación ayudándole a lograr sus objetivos. No eres un vendedor, le estás ayudando a comprar lo mejor para él y para su empresa.
2. Busca lo que tenéis en común: Con la investigación previa háblale de cosas que os unan: una persona, una actividad, un hábito, etc.
3. Ofrécele algo nuevo: Una oferta diferente, algo especial que no haya escuchado anteriormente, algo que le sorprenda. Puedes probar con algo relacionado con sus gustos y aficiones.
4. Gánate su confianza: Es más difícil decir que no a alguien con quien confiamos y nos cae bien. A veces por “buena persona” se vende más que por cualquier otro motivo.
5. Reacciona a tiempo: Aprende a detectar cuando todavía puede ser un ‘Sí’. Hay un momento en el que ya no hay vuelta atrás.
6. No y no: Si escuchas ‘No’ de muchos clientes diferentes probablemente es porque estás haciendo algo mal. Debes descubrir qué es.
7. No lo tomes muy en serio: Responder con una actitud correcta hacia un ‘No’ te abrirá puertas a obtener muchos otros ‘Sí’.
8. Nunca te vayas sin un porqué: Aunque el cliente rechace tu propuesta y no vaya a comprar, no marches sin saber el por qué, te ayudará para visitas posteriores.
9. Deja la puerta abierta: Busca siempre una segunda visita o una segunda llamada para saber cómo le va. Hay clientes que necesitan pensar unos días antes de decidir.

viernes, 2 de diciembre de 2016

6 Tácticas indispensables para lograr una venta

Vender
1. Conoce a tu cliente.- Pregúntale acerca de su necesidad, sus gustos, sus preferencias, escucha y recoge información que utilizarás a su debido momento: cuando le envíes tu propuesta o cotización, al tener otra conversación de ventas, al momento del cierre… Sé cortés y dedícale el tiempo necesario para ofrecer tus servicios. El cliente notará tu interés genuino de conocerle y ayudarle a resolver su necesidad, pues no olvides que para eso estás frente a él en ese momento.

2. Cuando te dirijas al cliente, cuida tu lenguaje corporal.- Míralo a los ojos. Sácate las manos de los bolsillos, mueve las manos, pero sin exagerar. Científicamente está comprobado que en un proceso de comunicación el 55% es lenguaje corporal, el 28% la entonación con la que hablas y solo el 17 % las palabras que dices. ¿Te das cuenta, todo lo que puedes decir con solo tu cuerpo? Y si tienes confianza en que lo que ofreces le puede ayudar a mejorar su situación presente, se dará cuenta. Lo mismo pasa en caso contrario: aunque lo que ofreces sea exactamente lo que necesita, si tu lenguaje corporal no sustenta ese mensaje, te rechazará incluso si estaba casi seguro de comprar.

3. Muestra una actitud interesada.- Al hacer preguntas utiliza un tono de voz que demuestre no solo tu estado emocional, sino conexión con él. Si estas pasando por una situación incómoda trata de separarla para que tu cliente no la sienta como personal. No es por ponerte nervioso, pero en ese momento tu cliente está pasando una especie de scáner imaginario y reacciona según los estímulos que le das. Si demuestras interés y enfoque total en él, ayudará a que se sienta conectado contigo.

4. Diferencia entre una venta para un hombre y para una mujer.- A los dos no les puedes llegar de la misma manera. Con el hombre, hay que ser concreto y con la mujer extenso, por supuesto sin hablar demás. En neuroventas, se dice que si es una mujer la que le vende a un hombre, ella debe hablar poco, ir directo a lo que necesita el cliente -y a veces como mujeres nos cuesta tanto tener esa confianza sin sentirnos “demasiado directas”. Nuestros cerebros funcionan diferente: el hombre suele tomar en cuenta aspectos muy específicos para tomar una decisión, y en cambio las mujeres necesitamos más “contexto”, ahondamos en detalles. Por eso, ten en cuenta esto a la hora de vender a un cliente potencial.

5. Proporciona información correcta.- No te olvides de proveer información que ayude a su decisión de compra, pues la idea es no hacerlo sentir tonto por no tener algún tipo de información. Facilítale la vida. Muchas veces, la persona no tiene 100% claro lo que necesita en realidad, solo lo que le duele. Como cuando vas al médico: simplemente le puedes decir “me duele esto o aquello” y en base a esa información el médico te da un diagnóstico y la receta que necesitas para curarte. Ese es tu trabajo como vendedor.

6. Si la venta no se cerró….- Si en ese momento no se cerró la venta, tranquilo. No todo resulta como lo quisiéramos aunque hagamos las cosas bien. Es parte de la vida. Así que tómale los datos, pero ten en cuenta que la próxima vez que te comuniques, no vas a hablar directamente sobre una decisión de compra o no. Al contrario, ese tema no lo menciones, en ese momento. ¿Te acuerdas que te dije que prestaras atención a todo lo que decía? Envíale algún dato interesante acerca de esa conversación que sea de su interés.la idea no es hostigarlo, es prestarle un servicio y eso lo ofreces TÚ.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Tipos de negocios que funcionan durante la crisis

negocios
1. Kioscos, negocios de venta anti-crisis

Un local tipo kiosco, con unas cuantas máquinas expendedoras de cigarros, café, agua, chocolates… e incluso alimentos como moldes de pan y leche, son una opción a considerar para hacer frente a la crisis. ¿Sus ventajas? No hay dependientes, abiertas las 24 horas del día y sin necesidad de obtener un local grande ni una inversión considerable. Por el contrario, deben de estar situadas sí o sí en un sitio céntrico y concurrido para atraer varios clientes a lo largo del día.

2. Gimnasios que soportan la crisis

Aunque no se tenga mucho dinero en los bolsillos, todo el mundo desea estar en forma. Es por ello que los gimnasios son un buen negocio para montar en cualquier momento, no solo cuando hay crisis, especialmente en los meses previos al verano, que es cuando más afluencia reciben.

Pese a que la inversión inicial es muy alta (local, máquinas, monitores…), se puede permitir si se unen con otros socios o se contrata el personal a media jornada y con el alquiler de las máquinas.

3. Otros negocios para iniciar durante una recesión económica

Una pequeña empresa dedicada al alquiler de vestidos de novia o disfraces es una idea innovadora e incluso prácticamente inexistente en pequeñas ciudades o pueblos. La idea es ofrecer el alquiler por un día de un traje de novio o un caro vestido para disfrazarse, que difícilmente se utilizará en otro momento, lo que permite al consumidor un ahorro importante y a la empresa una rentabilidad muy buena.

Como última idea, cabe comentar los negocios enfocados a clientes con un alto poder adquisitivo. Lo suyo sería ofrecer productos muy determinados y selectos que permitan a este tipo de personas sentirse únicas, puesto que raramente se los pueden permitir otros sujetos más pobres.

Los bienes y productos delicatessen han triunfado en varias ocasiones, un ejemplo podría ser una tienda de jamones de gran calidad, complementando la oferta con vinos “premium”, aceites y patés de alta gamma, etc. Todo está en la creatividad en los negocios.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Holanda construirá carreteras con plástico reciclado a finales de 2017

Prototipo de la carretera de Rotterdam (EFE)
Este tipo de construcción es más sostenible al aprovechar el exceso de plástico que además se puede volver a reciclar, al ser más rápida y al evitar un 85% de emisiones de CO2. Las aplicaciones de este sistema de construcción y este material se están estudiando también en campos de refugiados y suelos para las casas.

Fuente: http://www.20minutos.es

viernes, 18 de noviembre de 2016

10 Tips para pasar de emprendedor a dueño de negocio


Pasa de emprendedor a dueño de negocio
1. Ser dueño significa que además de pasión, se necesita trabajo y paciencia, saber que no es fácil y que los resultados no llegan de la noche a la mañana como por arte de magia. Se necesita entusiasmo para comenzar, pero es necesario perseverar con paciencia para alcanzar los objetivos que te has propuesto con tu negocio.

2. Hacer una planificación es fundamental saber desde donde partes y hacia donde llegas. Tener la idea de lo que quieres hacer es fundamental, pero no te olvides de que para concretarla se necesita un programa que te lleve del punto A al punto B. Esto te dará foco y sabrás exactamente qué hacer para cumplir tu propósito.

3. La idea de ser dueño es grata cuando dejas de hacer todo y empiezas a delegar funciones. Rodéate de personas que saben hacer su trabajo y dedica tu tiempo a asegurar que se obtengan resultados. Uno de los “males” que muchas veces padecemos los emprendedores es esa dificultad de transferir las funciones y tareas. Acostumbrados a hacer todo nosotros, siempre queriendo ser autosuficientes pueda que nos funcione hasta cierto punto, pero una vez alcanzado el límite no hará más que desgastarte, e incluso impedir que tu negocio crezca.

4. Organiza a un buen equipo de trabajo, motivado a lograr grandes cosas. Nadie llega a la cima solo, así que si te rodeas de personas verdaderamente motivadas y comprometidas a ayudarte a crecer tu negocio, tienes algo invaluable. No te preocupes si crees que no sabes bien cómo motivar equipos, eso se aprende poco a poco, con paciencia pero con el compromiso de ayudarle a tu equipo a crecer contigo.

5. Tener a tu equipo motivado y “en forma” es necesario, pero no olvides que tú lo eres para dirigir y hacer que las cosas funcionen. Aunque construyas un negocio más grande, no se te olvide que eres el principal activo de tu negocio, y si tú no estás bien, tarde o temprano eso se manifestará en tu negocio y sus resultados.

6. Aprende a leer los números, pues eso es algo que no se delega, tampoco se comparte. Como te he dicho antes, la idea es de donde parte todo, pero debes acompañar tu planificación con un correcto uso de los recursos con que cuentas en este momento. Maneja el presupuesto, así sabrás con qué capital cuentas y cómo lo vas a distribuir para que se cumplan los objetivos.

7. Aquí ten en cuenta un dinero que será capaz de soportar los gastos imprevistos. No siempre todo resulta como habíamos pensado o deseado, por lo tanto es bueno estar preparados para eventualidades. Sé que este punto puede ser difícil, y tener poco dinero en la cuenta no debería ser obstáculo para arrancar tu negocio, pero por ello es tan importante que planifiques y manejes tu presupuesto con eficiencia, de modo que poco a poco este fondo de emergencia vaya creciendo y te ayude a hacerle frente a imprevistos sin que eso afecte la continuidad de tu negocio.

8. Actualiza tus conocimientos, pues tu etapa de aprendizaje aún no ha terminado. Es más, quien nunca deja de aprender siempre está superándose a sí mismo. Aunque no quiere decir que para ser dueño de negocios necesites saber absolutamente todo, como el principal tomador de decisión necesitas tener una variedad de conocimientos para asegurarte de que los resultados de cada línea de negocio están siendo alcanzados, que la contabilidad está al día, el marketing de tu negocio está en un punto óptimo, etc.

9. Establece relaciones y afíliate a cámaras, asociaciones privadas y públicas donde puedas promover tu producto o servicio. La unión hace la fuerza, y eso un emprendedor y dueño de negocio debe saberlo a la perfección. Así que dedica tiempo a asistir a eventos de networking, congresos, afíliate a esas asociaciones que te ayudarán a ampliar tu red de contactos.

10. Asóciate con alguien que pueda fortalecer tu negocio, busca quien aporte en conocimientos, dinero, productividad… la idea es que no lo hagas solo. Pero recuerda, a la hora de decidir quién será o quisieras que fuera tu socio considera qué pueden aportar tanto ellos como tú al negocio.